Tremendo clásico. El último duelo entre los dos grandes de nuestro fútbol de este 2018 tuvo de todo y un final digno de un guión cinematográfico, con el árbitro Óscar Velázquez como gran y principal protagonista. El marcador se cerró con un 2-2 que termina celebrando el Decano ya que mantiene su ventaja de 7 puntos al frente de la tabla de posiciones y porque ya parecía perdido.

Vamos desde el inicio. Olimpia comenzó impreciso ante un Cerro que presionó arriba y que obligó a los errores del equipo de Garnero. La primera del partido ya fue para el Ciclón que tuvo en Churín la posibilidad de encarar y ganar por derecha tras pase de Rojas, pero el argentino prefirió asistir a Ovelar, que no pudo ante la marca de Otálvaro.

Respondió Olimpia con un remate de Julián Benítez de buena posición, pero con poca precisión y en la siguiente, Cerro ya no perdonó. Gran pase de Juan Aguilar para dejar mano a mano al chicho Fernando Ovelar que con sus 14 añitos definió a lo grande. El juvenil la pico ante la salida de Aguilar y la puso cerca de un palo. Golazo para que estalle la hinchada del Ciclón.

Olimpia sintió el golpe, pero se sacudió y se metió de vuelta en el partido y antes de la media hora de juego se encontró con el empate. Pelotazo largo de Sánchez, Roque baja y le queda a Julián que toca rápido para Santa Cruz que se mete al área, pero no remata nunca, se produce un enredo en la cabecera del área chica y la pelota le queda finalmente a Néstor Camacho que con el arco servido y en clara posición adelantada, puso el 1-1 a los 27 minutos. El átrbi validó el gol a pesar de las protestas. Así se cerró el primer tiempo.

En la segunda mitad el que fue mejor fue claramente el Franjeado. Olimpia manejó bien el balón y le cerró los espacios a Cerro que nunca tuvo la claridad necesaria como para hacer daño a la última línea del Decano, que tuvo chances clarísimas en los pies de Néstor Camacho, pero el “7” no tuvo un buen segundo tiempo.

El 1-1 parecía conformar a Olimpia y Cerro, sabiendo que no le convenía, tampoco tenía las fuerzas necesarias hasta que… a los 94 minutos de juego, Richard Ortiz comete una falta para cortar el avance y le da una última chance a Cerro, que no la desperdicia.

Centro de Novick, “Topo” que pelea arriba y la pelota le pega a Churín tras un despeje y le queda servida a Marcos Acosta Rojas que le pega mordido de derecha y la pone junto a un palo para el delirio de la hinchada azulgrana. Parecía triunfo del Ciclón… parecía…

La gente de Olimpia protestó porque consideró que el gol ya fue fuera del tiempo que se adicionó. Los jugadores se tomaron, empujones y golpes y tarjeta roja para Hernesto Caballero y Víctor Cáceres y, sumado a eso, un minuto más de juego.

Olimpia movió del medio y metió un pelotazo que fue a pelear Juan Patiño, la pelota le quedó al defensor que encaró hacia el área y cuando se metía, desde abajo, Marcos Acosta Rojas le mete una patada y comete un claro penal que Velázquez no duda en sancionar.

Jorge Ortega tomó la pelota tras la protesta de todo Cerro y, a los 102’ de juego, la puso junto a un palo, Antony eligió el otro y se cerró el clásico con un 2-2 que será recordado por muchísimo tiempo.

Fuente: TigoSports

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí